¿Sabes qué son los trastornos del habla y cómo corregirlos?

Antes de entrar en materia, es necesaria la diferenciación entre trastornos del habla y trastornos del lenguaje:

En el caso que nos ocupa, los trastornos del habla son referidos a discapacidades en el habla debidas a problemas en la producción de los sonidos. En cambio, los trastornos del lenguaje se refieren a dificultades al combinar palabras para expresar ideas.

Para entender como se produce el habla, analizamos los 4 elementos que intervienen en ella: Articulación, fonología, voz y fluencia.

  • Articulación: es la capacidad de producir sonidos. Hasta los 5 o 6 años, es totalmente normal que los niños omitan ciertos sonidos (“pátano”, en lugar de plátano), que sustituyan sonidos (“cadetilla”, en lugar de carretilla, o tengan algún tipo de problema para pronunciar algún sonido (la “R”, llamado Rotacismo)
  • Fonología: es el modo en que se organiza el sistema de sonidos de un lenguaje. Los niños con trastornos fonológicos son capaces de articular todos los sonidos, pero no son capaces de ubicarlos correctamente. Es decir, puede pronunciar un sonido mal en ciertas palabras, pero pronunciarlo claramente en otras. Por ejemplo, pronunciar perfectamente la s en “sol”, y en el caso de “res” decir red.
  • Voz: es el tono, el volumen y la calidad de la voz. La capacidad de utilizar el adecuado en cada situación. Hay niños que hablan muy bajito y no se puede entender lo que dicen.
  • Fluencia: es la fluidez verbal. Los trastornos relacionados con la fluencia pueden ser tartamudez, habla enlentecida, taquilalia (habla acelerada, poco articulada y sin coordinación fonorespiratoria)

trastornos del habla 2 educación creativa

Por tanto, si existe algún problema o dificultad (física o psicológica) en uno o varios de estos elementos, nos encontramos con los trastornos del habla.

Entonces, ¿por qué mi hijo no habla bien?

  • Mi hijo tartamudea.

La tartamudez es un síntoma de la disfemia. Se trata de uno de los trastornos del habla más comunes. En este tipo de trastorno la continuidad del habla se interrumpe con repeticiones involuntarias y prolongaciones de sonidos, sílabas, palabras o frases, así como involuntarias pausas de silencio. Ocurre cuando el niño busca la palabra correcta. Se puede solucionar mediante actividades y juegos para el desarrollo y la fluidez del lenguaje.

  • Si ha sufrido un accidente o padece alguna enfermedad degenerativa:

Puede tener debilidad o parálisis de los músculos del habla producida por daño a los nervios y / o el cerebro. Eso es la disartria. Los síntomas son, entre otros: dificultad para hablar, ritmo lento, incapacidad de hablar alto, discurso difícil de entender y dificultad para mover la lengua o los músculos faciales.

  • Mi hijo habla de forma rápida y atropellada.

Puede tratarse de Taquifemia o taquilalia. Una de las características es que, a pesar de la rapidez en el habla, no muestra ansiedad. También lee peor los textos que ya conoce.

  • Mi hijo sabe lo que quiere decir pero no puede decirlo.

Eso es Apraxia del habla. Puede darse simultáneamente con la disartria.

  • Mi hijo de 6 años no dice bien algunas palabras.

    • Pueden ser trastornos fonéticos o dislalia fonética. Tiene dificultad para producir sonidos físicamente y los cambia por otros (por ejemplo: tasa en lugar de casa, sapato en lugar de zapato, gomper en lugar de romper, zonreir en lugar de sonreir, animina en lugar de adivina, o gasa en lugar de casa).
    • Pueden ser trastornos fonológicos o dislalia fonológica. Dificultad en la distinción de sonido de una lengua, de modo que un sonido puede ser utilizado en lugar de muchos (por ejemplo: títate en lugar de quítate, difífil en lugar de difícil, tonicias en lugar de noticias, telófono en lugar de teléfono).
  • Mi hijo repite las últimas palabras que pronuncio cuando le hablo.

Eso se llama ecolalia. El niño repite las últimas palabras o sílabas sin intención de burlarse. Por ejemplo

-Padre: “¿Quieres queso?”, Niño: “¿Queso?”

-Padre: “¿Quieres?”, Niño: “Quieres”

  • Mi hijo varía el ritmo y el tono en cada palabra al hablar.

Este trastorno se llama disprosodia. Caracterizado por alteraciones en la intensidad, en el momento de segmentos palabra y en el ritmo, la cadencia y la entonación de las palabras. La disprosodia es un trastorno de coordinación entre el lenguaje y la respiración.

  • Mi hijo no tiene ningún problema físico que le impida hablar, pero no habla.

Podría tratarse de mutismo. Es la incapacidad total de hablar. Lo diferenciamos de la timidez, porque en esta última el niño puede responder a preguntas o hablar si se siente más seguro.

¿Se pueden corregir los trastornos del habla?

Algunos de ellos se puede corregir de forma completa en muchos casos. Los terapeutas utilizan diversas estrategias, entre ellas:

  • Terapia del lenguaje. Se pueden utilizar fotografías, objetos, etc. para estimular el desarrollo del lenguaje. El terapeuta pronuncia correctamente determinadas palabras y mediante la repetición fortalece en el niño el habla.
  • Terapia de articulación. En esta terapia, el terapeuta demuestra físicamente al niño como articular determinados sonidos (por ejemplo, la R) y cómo debe mover la lengua para producirlos.
  • Ejercicios de soplo. Trabajando la intensidad, el control y la direccionalidad del soplo.

Te proponemos estos materiales para trabajar los trastornos del habla más habituales:

  • LOS 4 JUEGOS DEL SOPLO

    20,45 IVA incluido

Además, en nuestra sección LENGUAJE encontrarás diversos materiales para el desarrollo y perfeccionamiento del lenguaje.

Si te ha gustado el artículo, ayúdanos a crecer. Compártelo en tus redes sociales, preséntanos a tus amigos o simplemente déjanos un comentario.

No olvides suscribirte a nuestra newsletter para no perderte nuestras novedades: “suscribirse

Por | 2017-04-10T03:58:08+00:00 septiembre 26th, 2016|educacion, infantil|Sin comentarios

About the autor:

Padre de familia fascinado por los cuentos y la educación creativa. Quiero compartir contigo todo lo que voy aprendiendo sobre otro tipo de educación, la de formar niños felices. ¿Te apuntas?

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies