Ya hemos hablado en alguna ocasión de la importancia de la creatividad en la educación, y he aquí el ejemplo más claro de lo necesaria que es la creatividad para innovar, destacar y diferenciarse del resto.

Seguramente no os suene el nombre de Theo Jansen, pero tal vez este anuncio publicitario de una marca de vehículos os pueda ayudar a hacer memoria, en él aparecían algunas de sus esculturas cinéticas.

“Mi nombre es Theo Jansen, soy un escultor cinético.
Una parte de mi, es un ingeniero que quiere calcular el progreso de la movilidad,
y la otra, es un artista que quiere esculpir el aire que nos rodea y darle forma.
Siempre trato de superar los límites de lo que conocemos, y de lo que parece posible en cada momento.

Las barreras entre el arte y la ingeniería existen sólo en nuestra mente.”

Éste holandés que comenzó sus estudios de Física en la Universidad de Delft, abandonó la carrera para dedicarse a la pintura y posteriormente a la escultura, donde empleando sus conocimientos, ha conseguido fusionar la física y el arte.

theo jansen escultura

imagen: nytimes

Strandbeest es su proyecto de esculturas cinéticas, en el que el arte cobra vida sin ningún tipo de motor ni dispositivo electrónico, simplemente tubos y naturaleza. Cada año, tras el verano, diseña y construye una nueva escultura, comienza a probarla en primavera, y en verano la pone en funcionamiento en la playa, llegando al fin de su ciclo de vida al finalizar esa estación. Luego selecciona las mejores esculturas y las fusiona para crear otras nuevas.

 

 

 

 

 

¿No os recuerda a Leonardo Da Vinci? Ese loco adelantado a su tiempo que inventó máquinas imposibles, algunas de las cuales se han convertido en instrumentos o herramientas de la vida moderna. Tal vez la creatividad tenga una pizca de locura. Tal vez algún día pueda desarrollarse el trabajo de Theo Jansen para facilitar un poco más la vida de las personas, o tal vez ya se esté haciendo.

Mientras tanto podéis experimentar con el trabajo de este hombre (mitad ingeniero, mitad artista) con el kit del “Animaris Ordis Parvus”. Es una reproducción a escala del “Animaris Ordis Parvus”, una de sus esculturas cinéticas que cobra movimiento con una simple brisa, en el vídeo, nosotros lo hemos hecho moverse con un secador de pelo.

Podéis obtener más información en la página http://www.strandbeest.es/

Si te ha gustado el artículo, ayúdanos a crecer. Compártelo en tus redes sociales, preséntanos a tus amigos o simplemente déjanos un comentario.

No olvides suscribirte a nuestra newsletter para no perderte nuestras novedades: suscribirse

Por | 2017-04-10T03:58:08+00:00 Enero 18th, 2016|manualidades|Sin comentarios

About the autor:

Padre de familia fascinado por los cuentos y la educación creativa. Quiero compartir contigo todo lo que voy aprendiendo sobre otro tipo de educación, la de formar niños felices. ¿Te apuntas?

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies