En la educación de nuestros hijos, uno de los puntos más importantes es enseñarles a ser independientes. Muchos padres, sin darse cuenta acaban sobreprotegiendo a sus hijos, desembocando en individuos tímidos, inseguros y con problemas para desenvolverse solos y relacionarse. Por ello hemos de fomentar la autonomía e independencia de los niños desde edades tempranas, lo cual contribuirá a desarrollar su personalidad aumentando a su vez la autoestima.

Enseñarles a ser independientes es una tarea difícil y puede que nos dé pereza. Hay padres que se anticipan a las acciones de los niños porque creen que no tienen capacidad de realizar las cosas por sí mismos, por evitar que se lastimen, por comodidad para conseguir los resultados rápidamente o porque no confían en la capacidad de reacción de sus hijos. Pero créeme, en un futuro es algo que les beneficiará en gran medida y nosotros lo agradeceremos también.

niña autonoma

Comencemos por las pequeñas actividades diarias que han de desarrollar en casa, en la guardería o el colegio. Recoger los juguetes, colocar las cosas en su sitio, vestirse y desvestirse, comer solos, ir al baño, ayudar a poner la mesa, así se sentirán partícipes dentro de su familia o con sus amigos. Ten en cuenta que ellos quieren crecer y demostrar que son mayores.

No olvidemos que cada niño crece a su ritmo y cada uno tiene diferentes habilidades, por lo que debemos tener en cuenta que al desarrollar capacidades de forma distinta los resultados nunca van a ser los mismos en todos los niños. Debemos valorar primeramente las capacidades de particulares y adaptarnos a ellas para ayudarles en su justa medida.

Nosotros vamos a estar ahí para asistirles en el momento que realmente lo necesiten, pero debemos darles la oportunidad de equivocarse, acertar y fallar, y que sean ellos los que tomen la decisión de cómo realizar las acciones (siempre dentro de unas directrices).

bailando autonoma

Para llevar a cabo esta labor, te detallo unos consejos para educar niños autónomos:

  • Es necesario adoptar una actitud menos protectora, permanecer en segundo plano cerca o en la distancia para ayudarles en el momento que lo necesiten, pero siempre dejándoles hacer las cosas por sí solos.

  • Responsabilidad. Los niños deben conocer las consecuencias de sus actos, tanto positivas como negativas, y saber que equivocarse no es malo, sino que es necesario y es una forma más de aprender.

  • El valor del esfuerzo. Hay que enseñarles a saber que todo esfuerzo tiene su recompensa, y por tanto no hay recompensa sin esfuerzo. Es negativo proporcionarles todo lo que piden, así nunca van a valorar lo que tienen.

  • Déjalos ser. En la vida hay etapas difíciles y tienen aprender a afrontarlas, no podemos hacerlo por ellos. Debemos dejarlos resolver sus conflictos.

Si te ha gustado el artículo puedes dejar un comentario a través del formulario al pie de página. No olvides compartirlo en tus redes sociales y suscribirte a nuestro blog para no perderte nuestras novedades.

Por | 2017-04-10T03:58:09+00:00 noviembre 17th, 2015|educacion|Sin comentarios

About the autor:

Padre de familia fascinado por los cuentos y la educación creativa. Quiero compartir contigo todo lo que voy aprendiendo sobre otro tipo de educación, la de formar niños felices. ¿Te apuntas?

Deje su comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies